Elefantes en Tailandia Fueron Liberados a Raíz de Coronavirus

Elefantes en Tailandia Fueron Liberados a Raíz de Coronavirus

Docenas de elefantes en Tailandia han sido liberados y devueltos a la naturaleza. Esto se debe a que el brote mundial de coronavirus continúa golpeando los ingresos de los santuarios de animales. Y ocurrió luego de una advertencia, según la cual más de 4.000 elefantes tailandeses podrían morir de hambre.

La propagación masiva del Covid-19 obligó a los países a cerrar sus fronteras y a mantener la cuarentena entre sus ciudadanos. Si bien la pandemia afecta a los humanos, los elefantes en el norte de Tailandia parecen haberse beneficiado de la crisis.

Cambio de paradigma

Sin saber cuándo terminará la epidemia, el Campamento de Elefantes Maesa en Chiang Mai cerró sus puertas a los visitantes. Además, se eliminaron las pesadas sillas de metal y madera sujetas a estos animales para ofrecer paseos al turismo. De acuerdo con la directora del campamento, Anchalee Kalampichit:

“Desde que ingresamos al negocio en 1976, montar en elefantes siempre ha sido la actividad favorita de los turistas. Pero debido a que el coronavirus se ha extendido, ha habido menos turistas. Finalmente, el gobierno nos ordenó cerrar, por lo que hemos quitado los asientos para liberar a los elefantes.”

Una vez que el campamento reabra, sus 78 elefantes no volverán a cargar esos carros. En cambio, la propuesta es que deambulen libremente por los campamentos. Allí, los visitantes pueden darles de comer plátanos o simplemente observarlos en su hábitat natural.

Así, este cambio de estilo dará lugar a formas más naturales para que el público pueda disfrutar de estos maravillosos mamíferos.

«Daremos la bienvenida a los turistas para que disfruten aprendiendo sobre las formas de vida de los elefantes de forma natural en lugar de usarlos para entretener a los turistas».

El problema del desfinanciamiento estatal

La caída repentina del turismo extranjero está forzando el cierre de docenas de parques de elefantes en Tailandia. Solo Chiang Mai tiene 93 campamentos. Sin apoyo financiero del gobierno, numerosos animales podrían verse obligados a regresar a las calles o a operaciones de tala ilegal. Theerapat Trungprakan, presidente de la Asociación de Alianza de Elefantes de Tailandia, señaló en el The New York Times:

«No queremos que regrese ese ciclo de alternativas de supervivencia. Pondrá en peligro el bienestar de los elefantes, como hacer que deambulen por las calles mendigando plátanos o caña de azúcar.»

Curiosamente, ellos son el símbolo nacional de Tailandia, pero trabajan como esclavos en cautiverio para satisfacer negocios turísticos. Esta situación debe revertirse y esperamos que el nuevo paradigna de respeto funcione y se haga extensivo a otras áreas.

¿Qué opinas del tema? Leemos tus opiniones y comentarios. Únete, comparte y participa.  

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Total Page Visits: 8072
Ana Kerman

Ana Kerman

Editor & Content Creator | ana@vidaverde.co

También Te Podría Interesar:

×
×

Carrito