3 Claves del Reciclaje

Reciclaje para un Planeta Limpio

¿Cómo disminuir los residuos y re-aprovecharlos para reducir la contaminación?
Reciclaje para un Planeta Limpio
Todo lo que no reciclamos acaba en una incineradora, un desagüe o esparcido por mares y bosques. Hoy hay al menos 6 garbage islands o islas tóxicas que forman grandes manchas en los océanos con miles de millones de toneladas de desechos que afectan ecosistemas enteros.
¿Será cuestión de cambiar de perspectiva y pensar en los desechos ya no como basura, sino como recursos?
Su adecuada separación permite reutilizar los metales, el vidrio, el papel y hacer composta a fin de amortiguar la depredación planetaria. ¿Por qué? Básicamente, los materiales recuperados ayudan a fabricar nuevos productos como envases. Por ejemplo, con 40 latas se puede elaborar una llanta de bicicleta y con 8 cajas de cereales, un libro.
La basura es una oportunidad para dar uso creativo a nuevas materias primas. ¿Sabías que el vidrio, los metales y el plástico se pueden usar varias veces manteniendo sus cualidades intactas?
Materia inorgánica
Electrodomésticos, escombros, muebles, ropa, cosméticos, fármacos, tóneres, dispositivos eléctricos, botes de pintura, neumáticos, aceite de motor y pilas deben ir a los Puntos Limpios. El primer paso es identificar los que estén más cerca de la localidad donde habitas.
El aceite de cocina es fuente del biocombustible. Si lo viertes por el desagüe, dañarás las cañerías y no contribuirás con las depuradoras. Un litro es capaz de contaminar mil litros de agua.
Materia orgánica
El reciclaje de los residuos orgánicos es una excelente oportunidad a la mano de todos para cuidar del medio ambiente. Si quieres ser parte del freno al cambio climático y unirte a la causa de combatir la desertificación, crea tu propia composta.

Sigue La regla de las 3 “R”

Reducir

Tú propiciarás el cambio en la medida en que asumas hábitos que te conviertan en un consumidor responsable.
El primer paso, y probablemente uno de los más sencillos de implementar, es el de reducir el consumo de embalajes o materiales de uso único. Esto se logra con sencillas acciones:
    1. Llevar tus bolsas de tela al supermercado para evitar utilizar las de plástico
Conseguir bolsas ecológicas para las frutas y las verduras
  1. Pedir siempre tus bebidas sin popote/sorbete. Nos hemos malacostumbrado, pero su uso no es mínimamente necesario. 10 minutos utilizándolo, significan 100+ años de contaminación en nuestro hermoso océano.
  2. Llevar con nosotros una botella de plástico o vidrio, para rellenar, en vez de comprar agua embotellada
  3. Compra a granel. Lleva tus envases o bolsas re-utilizables para evitar las envolturas presentes en los alimentos
Otras formas de reducir nuestro consumo, tanto de bienes materiales como de recursos, es:
  1. Asegurarnos de que estar utilizando los electrodomésticos a su capacidad máxima para reducir el número de veces que lo utilizas. Por ejemplo, la lavadora y el lavavajillas.
  2. Tomar duchas cortas
  3. Apagar las luces cuando salimos de las habitaciones
  4. Antes de comprar, preguntarnos ¿Realmente lo necesito?
  5. Consumir más alimentos vegetales. La producción de productos de origen animal significan grandes cantidades de recursos, entre agua, transporte y alimentos para el ganado. Esto contribuye a la deforestación, el hambre, y la sequía.

Reutilizar

¿Y si cambiamos el chip mental? Reutilizar en lugar de comprar y desechar es un modo de darle una nueva vida a los productos.
Si estás a punto de botar algo, toma consciencia y pregúntate:
¿Cómo puedo utilizarlo de otra forma?
Estarás dando un salto cuántico para ayudar no solo al medio ambiente sino también a tu propia economía.
Un cajón de frutas puede ser transformado en un hermoso mueble o en un cofre para guardar objetos. Una botella puede ser una bonita maceta pata plantar vida. Tu creatividad es infinita.
Tenemos la cultura de comprar siempre nuevo, pero la realidad es que las tiendas de segunda mano ofrecen una gran variedad de opciones en todas las áreas; ropa, muebles, adornos, libros. La siguiente vez que quieras adquirir algo, piensa en la posibilidad de obtenerlo de segunda mano, tanto el planeta como tu bolsillo te lo agradecerán.

Reciclar

Cada residuo debe ir en su contenedor (plástico, vidrio, papel/cartón, metal) pues son materias primas para elaborar nuevos objetos. Es muy importante que compartas esta filosofía con tus amigos, y se apoyen intercambiando prácticas e información. Entérate cuáles son las prácticas de reciclado de tu ciudad. En muchos sitios, hay centros que reciben las materias primas para reutilizarlas.
En cuanto a las materias orgánicas, puedes crear tu propia composta, y eso no sólo significará una gran satisfacción personal, sino que también te brindará tierra llena de nutrientes para abonar tus plantas.
Además, puedes apoyar las campañas de diversas fundaciones y ONG relacionadas con este tema. Oxfam Intermón y Eurekamovil quiere que conviertas tu viejo dispositivo móvil en semillas, aportando a mejorar la situación de las comunidades más desfavorecidas. ¿Qué iniciativas de este estilo has logrado identificar en tu zona de residencia?
Los pequeños hábitos cotidianos forman parte fundamental en la creación de un futuro con residuos cero y tú eres el protagonista del gran cambio.

si Te gustó este artículo, ¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp

Platica & Comenta