5 Tips Para Entender Las Etiquetas de los Alimentos

5 Tips para Entender las Etiquetas de los alimentos

Para asegurarnos una dieta libre de derivados animales y de químicos nocivos para el cuerpo, precisamos herramientas para entender la información que encontramos en las etiquetas de nuestros alimentos.

Aquí te dejamos estos 5 tips para entender las etiquetas de los alimentos. 
Se trata de chequear y ponderar estos puntos:
 

1. Ingredientes Derivados de Animales

Toma nota de los ítems que quieres evitar si tomas la senda vegana y que te ayudarán a entender las etiquetas de los alimentos:
  • Albumina: clara de huevo.
  • Caseína: proteína láctea.
  • Cera de abeja: a veces las etiquetas solo muestran su código: E901
  • Cola de pescado: una sustancia presente en la clarificación de vinos y cervezas, derivada de las vejigas natatorias de los peces.
  • Colágeno, Elastina y Queratina: usados en cosmética, se fabrican con piel, huesos y tejidos de vacas, pollos, cerdos y pescado. A cambio, explora las increíbles marcas libres de crueldad animal.
  • Gelatina (y áspic): a veces aparece codificada como 441. Se hace con huesos, ligamentos, tendones y piel hervidos de vacas o cerdos y se usa en tartas, postres y vitaminas.
  • Jalea real: secreción de las glándulas de las abejas melíferas (vitaminas y cosmética).
  • Lactosa: lácteo (azúcar).
  • Pepsina: se usa en vitaminas y proviene del estómago del cerdo.
  • Propóleo: las abejas construyen sus colmenas con este material.
  • Suero de leche: lácteo presente en productos de repostería, pan, papas fritas, etc.
  • Vitamina D3: lleva aceite de hígado de pescado y aparece en productos cosméticos.

 

2. Aceites y Grasas Nocivos

La OMS (Organización Mundial de la Salud) sugiere un consumo de grasas menor al 30% de la ingesta calórica diaria. Las grasas no saturadas (aguacates, frutos secos y aceites vegetales) son preferibles a las grasas saturadas (carne y lácteos) y a las grasas trans de todo tipo.
 
Hay grasas trans de origen industrial (pizzas congeladas, tartas, galletas, pasteles, obleas, aceites de cocina y pastas untables) y grasas trans de rumiantes (carne y lácteos).
La OMS es categórica: evitar las grasas trans y suprimirlas es parte de una dieta saludable, pues ellas no lo son.
 
En las etiquetas, vas a encontrar las grasas trans bajo los siguientes nombres:
  • Aceites vegetales parcialmente hidrogenados
  • Aceites hidrogenados
  • Ácidos grasos trans
  • Grasas parcialmente hidrogenadas o hidrogenadas
  • Margarina o mantequilla (que son ingredientes que poseen grasas trans y ademas NO son veganas)

Ten en cuenta que algunos suplementos, vitaminas y lociones contienen aceite de hígado de bacalao. ¡Así que… afila la vista!

 

3 . Sal y Azúcar Escondidos

Los azúcares libres se añaden a los comestibles y bebidas, y están presentes en la miel, jarabes, zumos y jugos concentrados de frutas.
La OMS recomienda mantener una ingesta reducida de azúcar a lo largo de toda la vida, que preferentemente ronde alrededor del 5% de la ingesta calórica diaria total. Así, para una dieta de 2000 calorías son 25 gramos de azúcar, unas 6 cucharitas de té.
 
Sus otros nombres habituales son:
  • Glucosa
  • Dextrosa
  • Sucrosa
  • Maltosa
  • Sacarosa
  • Miel (No Vegano)
  • Zumo de XXX
  • Melaza
  • Jarabe de Maíz
  • Jugo de Caña Evaporado
 

Los productos que se venden como “sin azúcar” o “bajo en azúcar” suelen ser altos en endulzantes artificiales. Si es “light”, ha sido alterado. Lo mismo ocurre con la sal. A tono con el Plato Vegano Saludable, la sal debería ser yodada y su consumo recomendado es menor a 5 gramos al día: una cucharadita.

 

4. Aditivos y colorantes nocivos para la salud

¿A que no sabías del Carmín/cochinilla (E120)? Es un pigmento rojo del escarabajo hembra cochinilla machacado y es usado como colorante alimentario (ew).

Algunos de los aditivos no veganos más usados en la industria alimentaria pueden aparecer bajo estas nomenclaturas: E120, E441, E542, E634, E901, E904, E910, E913, E920, E921 y E966.
Son agregados que funcionan como conservantes que prolongan la vida de un producto, realzan su color, su aroma o sabor. Más códigos, aquí.
 
Recuerda que el 322 es la lecitina, una grasa de origen dudosa ya que puede ver vegetal o extraerse de la yema de huevo. Si es de soja, debe reflejarse en la etiqueta del producto: “Lecitina de soja”.
 

5. MSG

El glutamato monosódico o glutamato de sodio se llama MSG por sus siglas en inglés y GMS en español.
Es un potente realzador de sabor súper expandido en la industria de snacks, comidas instantáneas y cocina china. Y es el responsable de la voracidad que suscitan las papas fritas de paquete, los doritos, las salchichas y demás productos procesados. Este aditivo engaña al cerebro y lo pone en modo “adicto”. Los químicos del MSG pueden ocasionar migrañas, náuseas, alergias y acidez estomacal.
 
Otras denominaciones para este ingrediente nada conveniente para la salud son:
  • ácido glutámico
  • ajinomoto
  • sal china
  • extracto de levadura
  • E261
  • proteína hidrolizada.
 
A primera vista, leer y entender las etiquetas puede parecer tedioso. Sigue estos tips para entender las etiquetas de los alimentos y recuerda que con el paso del tiempo, esta información será cada vez más sencilla de captar. Además, siempre tienes la opción de consultar en tu tienda especializada.
 
¡Leemos tus comentarios!
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on pinterest

También Te Podría Interesar:

Mariana Prince

Mariana Prince

Creadora & CEO VidaVerde | mariana@vidaverde.co