Todo Sobre La Copa Menstrual

Todo sobre la copa menstrual

¿Alguna vez has considerado el impacto ambiental que ocasiona tu elección de productos sanitarios? Te contamos todo sobre la copa menstrual para que tu período sea cruelty-free y mucho más fácil de administrar.

¿La realidad de nuestras huellas sobre el planeta? Las cifras delatan que en todo el mundo cada año se tiran más de 45 mil millones de tampones o toallas sanitarias, lo que resulta en un descomunal conjunto de desechos por el módico peso de 3.2 millones de kilogramos. Los productos desechables de un año entero dejan una huella de carbono equivalente a 5.3 kg de CO2 (dióxido de carbono).

¿Qué Es Exactamente La Copa Menstrual?

La primera copa menstrual se patentó en 1932, y aunque el primer modelo a base de silicona se vendió recién en 2002, su uso es cada vez más generalizado.

Las copas menstruales son dispositivos utilizados por las mujeres para controlar sus períodos. Son tan seguros y efectivos como las toallas sanitarias y los tampones, y son menos costosos.

De hecho, tienen mayor capacidad de recolección que los tampones o las toallas sanitarias, pero deben vaciarse y lavarse regularmente.

Tienen la forma de una campana y se fabrican con silicona, caucho o látex. Son flexibles y se insertan en la vagina para capturar las secreciones femeninas de esos días. Una vez que se ubican dentro de tu zona íntima, crean un sello de succión para detener cualquier filtración de sangre.

Hay dos tipos principales: una copa vaginal, que generalmente tiene forma de campana y se coloca más abajo en la vagina, y una copa cervical que se coloca más arriba, como un diafragma para la anticoncepción.

¿Cómo Usarla?

Se puede utilizar por un lapso de 6 a 12 horas, dependiendo de la cantidad de flujo menstrual, por lo que la retiras y vacías con menos frecuencia. Además, cumple con la regla de las 4 erres al ser reutilizable y respetuosa con el medio ambiente.

  1. El primer paso es encontrar el tamaño que mejor se adapte a tu cuerpo y esto no tiene que ver con el tipo de flujo menstrual.
  2. También es fundamental que antes de darle uso, tantos tus manos como la copa estén limpias y secas.
  3. Luego, la doblas y la colocas en la vagina. Allí, se despliega y forma una capa segura a prueba de pérdidas o fugas.   
  4. Para removerla, debes tomarla por la parte inferior y hacer presión.
  5. A continuación, vacía el contenido en el inodoro y límpiala.
  6. Es recomendable esterilizarla entre tus períodos.

En resumen, las instrucciones de uso son muy simples y prácticas: la insertas, la puedes dejar hasta 12 horas, la vacías, la lavas, la secas… ¡y ya está lista para que la vuelvas a usar!

¿Por qué es importante?

La vida útil de la copa significa potencialmente una operación de salvataje hacia el medio, pues evita el embalaje y el desperdicio de material de más de 2400 compresas o tampones por usuaria.

La silicona es el material predominante de la copa menstrual y, como tal, es bastante amigable con el medio ambiente. Básicamente, es un derivado del silicio, un tipo de arena, y en la medida en que se va degradando, paulatinamente va recuperando su estado original. El silicio es el segundo mineral más abundante en la corteza terrestre y no se lo considera peligroso para el medio ambiente.

Los datos de OrganiCup indican que los tampones, las toallas higiénicas y las bragas junto con sus envoltorios individuales generan más de 200.000 toneladas de desechos por año, y todos contienen plástico.

Por Qué Las Alternativas No Son Eco-Amigables

Una consumidora promedio descarta entre 125 y 150 kg de tampones, compresas y aplicadores a lo largo de su vida. Los desechos plásticos terminan en un vertedero o, lo que es peor, en áreas naturales como océanos, ríos y playas. Por otra parte, el proceso de fabricación de estos productos (convertir madera en fibras suaves parecidas al algodón) requiere de numerosos recursos y químicos. Y, aunque no lo creas, también se hacen pruebas con animales.

Los tampones generalmente están hechos de algodón, rayón, poliéster, polietileno, polipropileno y acabados de fibra. Con excepción del algodón y la fibra, todos estos materiales no son biodegradables. ¿Qué significa esto? Que nuestros productos sanitarios llenan basurales que liberan químicos nocivos durante 500 años o más.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) nos dice que es necesario crear conciencia y elegir productos sanitarios reutilizables o naturales. Entre los primeros refiere a la copa menstrual como una alternativa a las toallas sanitarias y a los tampones. 

Si bien, en algunos casos, las copas menstruales pueden parecer un poco desalentadoras al principio, recuerda que son una excelente manera de ahorrar dinero y reducir el desperdicio.

¿Todo sobre la copa menstrual? Es una alternativa sostenible y una vez que encuentres la que mejor se ajusta a tu anatomía, te sentirás protegida y estarás contribuyendo con las iniciativas Basura Cero.

¿Ya has probado la copa menstrual? Cuéntanos tu experiencia. Amamos leerte.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on pinterest

También Te Podría Interesar:

Ana Kerman

Ana Kerman

Editora & Escritora | ana@vidaverde.co
×
×

Carrito