¿Por Qué Comemos Carne?

¿Por qué comemos carne? 

 Alguna vez de has preguntado, ¿por qué comemos carne? ¿Por qué elegimos comer ciertos animales y no otros?

El carnismo es una teoría desarrollada por la psicóloga social y activista vegana, Melanie Joy, y se refiere al conjunto de creencias implícitas que nos empuja a consumir determinados animales. Así lo sistematiza en su libro: Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas.  

Cada cultura tiene sus valores sobre el tema. Para las comunidades musulmanas y judías el cerdo es tabú. En India las vacas son sagradas. En Corea los perros son parte del menú, pero en Occidente son los mejores amigos del hombre. 

Las claves del carnismo  

  • Estas prácticas provienen de nociones y percepciones subjetivas acerca de cómo sienten los animales. Si no se les considera inteligentes o empáticos, su categoría en la escala moral desciende y pasan a ser comestibles. En la cima de la pirámide, la superioridad moral es un atributo exclusivo del primate moderno: “el hombre”.
  • ¿Por qué comemos carne? Es una elección naturalizada y casi incuestionable, que proviene de un régimen dominante e institucionalizado de creencias de quienes participan en sectores financieros, educativos, gubernamentales, médicos y empresariales. Y la cultura de la carne está tan internalizada que nos enceguece ante la mentalidad de dominación de base: transformar a alguien en algo es reducir la vida a unidades de producción.  
  • La alimentación carnívora conlleva una ideología violenta, ya que sin muerte ni agresión no tendríamos acceso a una dieta carnívora. Simplemente, los animales cocinados y sus productos derivados no serían platos para servir en la mesa.
  • La producción de carne se opone a los valores de la compasión, la autenticidad y la justicia. Actualmente, la cifra de animales sacrificados por semana en el mundo entero asciende a 1.2 billones, lo cual es habitualmente invisible o, mejor dicho, invisibilizado.
  • El carnismo convierte a los animales en mercancías en lugar de considerar que son seres inteligentes, sensibles, perceptivos y sufrientes.
  • La industria cárnica se justifica en mitos: comer animales es “natural”, “normal” y “necesario”. Dichos mitos cristalizan lógicas opresivas, que pueden compararse con sistemas de dominación tales como la esclavitud.
  • Las personas pagamos un precio alto por las repercusiones sobre la salud y el medio ambiente.

¿Los humanos evolucionamos para comer carne?

Si bien esta opinión es reforzada por numerosas instituciones, la profusión de estudios científicos comprueba que las proteínas vegetales son más que suficientes para nuestro rendimiento como especie.

De hecho, el nuevo Food Plate propiciado por el gobierno de Canadá es un buen ejemplo, al igual que la popularización de la dieta basada en plantas en el mundo de los atletas de alta competencia.  

Hay una respuesta clara y definitiva al interrogante de por qué comemos carne:

“Comer carne no es una necesidad, sino una decisión”,concluye Joy, la experta y fundadora de Beyond Carnism.   

 

¿Qué soluciones propone?

  • La toma de conciencia es la clave para actuar en forma no violenta y propiciar acciones como el consumo responsable. La historia atestigua que los cambios sociales son generados por quienes eligen tener conciencia sobre determinadas situaciones para poder cambiarlas.
  • Como contrapartida al carnismo, el veganismo es uno de los movimientos sociales de mayor crecimiento a nivel mundial. Lejos de imponerse, esta filosofía de vida alienta los pequeños cambios que en la vida cotidiana redundan en impactos profundamente positivos.  

En las antípodas del veganismo, el carnismo suprime la compasión, el respeto por los derechos de los animales, por nuestra salud y por el bienestar de nuestro hogar: el planeta. En definitiva, atenta contra la vida en sí misma.

Frente a este panorama, un cambio global que revierta el paradigma dominante se vuelve imperioso. ¿No lo crees?  

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on pinterest

También Te Podría Interesar:

Ana Kerman

Ana Kerman

Editora & Escritora | ana@vidaverde.co